Saltar al contenido
España Trabaja

Muere la actriz Ágata Lys uno de los grandes rostros del destape

23 diciembre 2021

Muere la actriz Ágata Lys uno de los grandes rostros del destape

La actriz Ágata Lys ha muerto a los 67 años. Fue el pasado 12 de noviembre pero su muerte ha pasado desapercibida. Hablamos de una estrella del cine erótico y del destape, que fue azafata del programa ‘Un, dos, tres… responda otra vez’ y trabajó con directores de cine como Pedro Lazaga, que la dirigió en Una mujer de cabaret. Pero cuando la época del destape terminó, Ágata hizo películas importantes con directores consagrados. Entre ellas, Los santos inocentes, de Mario Camus: Taxi, de Carlos Saura; y Familia, de Fernando León de Aranoa.

Ágata Lys era su nombre artístico. Su nombre real era Margarita García San Segundo y nació en Valladolid el 3 de diciembre de 1953. Estaba a punto de cumplir 68 años y su estrella se había apagado hasta casi hacerla desaparecer. Ha muerto casi en el olvido, y ha sido Valeria Vegas quien ha comunicado la noticia a RTVE Digital. «Hay que poner en valor la figura de Ágata Lys, hablamos de la primera azafata que se hizo famosa en el ‘Un, dos, tres’, que hacía las Nocheviejas de Televisión Española en los 80 y lo más importante, muchas compañeras de su generación, como Bárbara Rey o María José Cantudo, no tuvieron luego el carrerón que sí tuvo ella», dice la periodista y escritora.

Ágata Lys supo reactivarse, trabajar con grandes directores en películas importantes, hizo televisión, teatro…»,dice. «Ágata lys formó parte de una generación de actrices que rompió las normas y se adelantó a su tiempo. Una de las actrices más magnéticas e icónicas de este país que contribuyó al cambio de la mentalidad española en los años 70 y principios de los 80″, añade César Vallejo, director del documental Susana y el sexo, que gira en torno a Susana Estrada, compañera de Ágata Lys. 

https://www.rtve.es/play/videos/tertulia-con/tertulia-24-5-1981/5302346/

La madre de la Transición

Valeria Vegas destaca el currículo profesional de Ágata Lys, y a la vez ensalza su figura. «Siempre se dice de algunos políticos que fueron los padres de la Transición, y yo creo que hubo muchas actrices que fueron las madres de la Transición. Entre ellas, Ágata Lys. Ella fue la madre de la Transición. ¡Es un icono absoluto!».

 

Ella contaba que había estudiado Filosofía y Letras en Valladolid y que luego se instaló en Madrid para estudiar Arte Dramático. En 1972 debutó en televisión en el famoso concurso de Chicho Ibañez Serrador y enseguida se hizo popular por su presencia delante de la cámara, su belleza y su sensualidad. El paso al cine fue casi natural, ya que en esos años la industria estaba hambrienta de rostros nuevos y, sobre todo, de cuerpos nuevos. «Ella representaba ese tópico del soplo de aire fresco. Pocas actrices han sabido jugar con la imagen como ella, como cuando se tiñó de rubio y se convirtió en la Marilyn española. ¡Supo darle a este país ese erotismo del que estaba tan necesitado», dice Valeria Vegas. 

Azafata de ‘Un, dos, tres’

Al tiempo que estudiaba arte dramático en Madrid, hizo su debut ante las cámaras de televisión como azafata del concurso ‘Un, dos, tres… responda otra vez’. Su sonrisa amplia, su mirada felina y su sensual tono de voz conquistaron al gran público. No pasó desapercibida para la industria del séptimo arte y a las pocas semanas dejaba el programa para debutar en el cine. “En mí, el físico no ha sido lo más importante, aunque supe sacarle partido. Lo más importante ha sido mi cabeza, mi capacidad para aprender cada día. Sigo aprendiendo», dijo en una entrevista. 

Ese mismo año, 1972, rodó 5 películas; en 1973 rodó otras 5 películas; en 1974 rodó 8 películas; y en 1975, otras 8 películas. Así hasta 1978, el año del cambio. Antonio Jiménez Rico la dirigió en Al fin solos, pero…, en la que compartía protagonismo con grandes del cine español como Mari Carrillo, Laly Soldevila, Luis Ciges, Mari Carmen Prendes y Josele Román. Luego vinieron Mario Camus, Carlos Saura y Fernando León de Aranoa. Y Ágata Lys se desprendió de la etiqueta de actriz erótica para entrar en una nueva etapa profesional, cosechando excelentes críticas.

Cine, televisión y teatro

Su carrera en la televisión y el teatro fueron casi paralela a la cinematográfica. En los estudios de Televisión Española hizo obras tan conocidas como El Mercader de Venecia (1981) en Estudio 1, Ocho mujeres (1989) en Primera función, La saga de los Rius (1976) o Puerta con puerta (1999), con Sacho Gracia y Juan Luis Galiardo. Sobre las tablas del teatro debutó en su tierra, en el teatro Lope de Vega de Valladolid, con un clásico, la doña Inés de Don Juan Tenorio. Luego vinieron El Mercader de Venecia de William Shakespeare en el papel de Porcia (1981), La vida es sueño (1988) de Calderon de la Barca, La Lola se va a los Puertos (1987) de los hermanos Manuel y Antonio Machado, y Pelo de tormenta (1997) de Paco Nieva, entre otras.

Su última película la rodó en 2004. Fue Mala uva, de Javier Domingo. Luego hizo el personaje de Eulalia de la Torre en Amar Es Para Siempre y más tarde decidió retirarse. «Ha vivido un retiro voluntario», dice Valeria Vegas. «Había enviudado hacía 6 años y no tenía hijos. Dejó de trabajar y se instaló en Benalmádena. Me consta que habían contactado con ella para hacer documentales pero no quería hacer nada». Era su decisión. Margarita enterró a Ágata para siempre. 

Muere la actriz Ágata Lys uno de los grandes rostros del destape

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad