Icono del sitio España Trabaja

Queda claro que Chaplin era un favorito de la gente, pero no de los poderes

El gran dictador de Charles Chaplin

Queda claro que Chaplin era un favorito de la gente, pero no de los poderes

Cuando la idea de «The Great Dictator» (El gran dictador) empezó a gestarse en 1937 pocos veían en el nazismo una amenaza. Sin embargo, Charles Chaplin ya imaginaba una sátira en donde se permitiría criticar y burlarse de las dictaduras y el totalitarismo. Para preparar su personaje de Adenoid Hynkel, Chaplin estudió horas y horas los discursos y arengas de Hitler, a fin de aprender todos sus gestos y tics.

El rodaje del film se iniciaría el 9 de septiembre de 1939, solo nueve días después de que Alemania invadiera Polonia. Chaplin tuvo que afrontar la producción únicamente con su propio capital. Luego de su pre-estreno exclusivo en Nueva York, llegaría a todos los cines de Estados Unidos en Marzo de 1941. Se sabe que la película fue vista de manera privada por el mismo Adolf Hitler. El Führer se habría confesado a sí mismo como gran admirador de Chaplin.

El Gran Dictador (Charles Chaplin, 1940) Español

Sin embargo, el film no le hizo mucha gracia. Joseph Goebbels, ministro de propaganda de Adolf Hitler, llegó a decir: «Chaplin es un pequeño judío despreciable». A pesar de eso, la habrían visto dos veces. En Estados Unidos y el mundo, la película logró ser un gran éxito de público y crítica. Pero a pesar de la aceptación casi unánime, algunos sectores reaccionarios acusaron a Chaplin de defender tesis comunistas en la película, algo que siempre fue negado por el cineasta.

El Comité de Actividades Antiestadounidenses, presidido por el senador Joseph McCarthy, lo puso en su lista negra. Y en 1952, mientras Chaplin estaba en Inglaterra, el Servicio de Inmigración, a instancias del director del FBI J. Edgar Hoover, le prohibió el retorno a Estados Unidos. No volvería a poner pie en suelo estadounidense hasta veinte años después.

Fuente* Cinéfilos Rebeldes

Queda claro que Chaplin era un favorito de la gente, pero no de los poderes.

El gran dictador de Charles Chaplin

Salir de la versión móvil